logo

27/10/2021.- Gobierno y agentes de la cadena alimentaria trabajarán conjuntamente para garantizar la sostenibilidad del sector lácteo en Cantabria. Volver a Noticias

Gobierno de Cantabria, 26-10-2021

La Mesa Regional Láctea acuerda la creación de una comisión de trabajo en la que participarán productores, industrias, distribuidores y consumidores

El Gobierno de Cantabria, a través de la Consejería de Desarrollo Rural, Ganadería, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, y los agentes de la cadena alimentaria (productores, industrias, distribuidores y consumidores) han acordado hoy, durante la reunión de la Mesa Regional Láctea, la creación de una comisión de trabajo que permita en Cantabria garantizar la sostenibilidad del sector lácteo.

Tras una larga reunión, de más de tres horas de duración, todas las partes implicadas han expresado el compromiso y la predisposición de cumplir con la ley de la cadena alimentaria y considerar el coste efectivo de producción en el precio del contrato, de tal manera que el precio pactado en cada eslabón de la cadena cubra el coste efectivo de producción.

Tal y como ha explicado el consejero, “las conclusiones de esa comisión, que será permanente y se celebrará en próximas fechas, se llevará posteriormente a la Mesa Regional Láctea con el objetivo de saber el compromiso firme del conjunto del sector lácteo de Cantabria por cumplir la ley, que no es otra cosa que hacer frente a los costes de cada uno los eslabones de la cadena alimentaria para garantizar la sostenibilidad del sector lácteo”.

“La situación del sector, tanto en Cantabria como en España, es realmente preocupante porque hay un problema con los precios que se pagan que tenemos que resolver entre los cuatro eslabones de la cadena alimentaria y la Administración regional como aliado”, ha afirmado Blanco, quien ha mostrado su satisfacción por que todas las partes implicadas hayan tenido el gesto de comprometerse a ser responsables con la situación de un sector, el lácteo, “que lo está pasando francamente mal y que necesita la ayuda de todos”.

En su opinión, “la leche en Cantabria, por su historia y por su extraordinaria calidad, tiene que tener un precio, un valor, y para eso tenemos que cumplir con una ley que obliga a pagar por encima del coste de producción”.

El consejero ha insistido en su empeño de defender un precio justo de la leche para hacer frente a los costes de cada uno los eslabones de la cadena alimentaria y se ha mostrado partidario de aprovechar la reforma de la ley de la cadena alimentaria para exigir el coste efectivo de producción en el precio del contrato, de tal manera el precio pactado entre productor primario y su primer comprador cubra el coste efectivo de producción.

“Los ganaderos no cubren sus costes”

Ha recordado que el estudio de la cadena de valor y formación de precios en la leche líquida envasada del Ministerio advierte de que “una parte muy importante de los precios pagados a los ganaderos de producción láctea, que cada vez son menos en Cantabria, no cubren los costes de producción”.

Teniendo en cuenta la evolución de precios en el sector en origen que estima el estudio elaborado por el Observatorio de la Cadena Alimentaria, con unos costes de producción que varían entre los 0,329 y los 0,384 euros por litro, con una media de 0,365 euros por litro, entre los años 2018 y 2020, el consejero ha lamentado que más de la mitad de los ganaderos que realizan entregas de leche cruda en el último mes en la región no alcanzan el precio mínimo, de 0,32 euros por litro.

También ha dado cuenta de la pérdida de 56 explotaciones de producción lechera en un solo año, a pesar de que en los últimos años el rendimiento lácteo por explotación en Cantabria ha aumentado un 24% y las explotaciones ganaderas de vacuno de leche que permanecen, algo más de un millar, “cada vez son más productivas y más competitivas”.

El consejero ha defendido que cada operador pague al operador inmediatamente anterior un precio igual o superior al coste efectivo de producción con el fin de evitar la destrucción de la cadena de valor, tal y como establece la le de la cadena alimentaria.

Por todo ello, ha reafirmado el compromiso de apoyo “incondicional” del Gobierno de Cantabria con el sector lácteo de la región, tanto en esfuerzo presupuestario como en reivindicar que tanto España como Europa atiendan de forma adecuada las necesidades de las explotaciones agrarias de la región a través del diseño del Plan Estratégico Nacional del nuevo periodo de programación de la Política Agraria Común; de los ecoesquemas comunitarios, y del futuro Programa de Desarrollo Rural (PDR) de Cantabria.

También se ha referido a las ayudas europeas que su departamento ha gestionado el último año, entre pago básico, pago verde y pago asociado al vacuno de leche, con más de 28 millones de euros, a las que hay que añadir las ayudas que la Consejería destina a los planes de mejora y primera instalación en explotaciones de orientación láctea; la producción lechera del ganado vacuno ligada a tierra, y la compensación de las dificultades de recogida de la leche en explotaciones de vacuno de alta montaña y zonas con especial dificultad.

De igual forma, ha citado los más de 1,2 millones de euros que la Consejería destina de manera íntegra a la realización de las actividades de control lechero en las explotaciones de vacuno de leche en Cantabria y ha confiado en contar con una cuantía muy importante de fondos en forma de ayuda para el bienestar animal, en el marco de las intervenciones del Programa de Desarrollo Rural, para el sector vacuno de leche.

En el caso de las industrias, Blanco ha asegurado que el nuevo PDR de Cantabria pondrá a disposición de todas las industrias lácteas, 57 establecimientos que se dedican a la recogida, envasado y transformación de la leche, los pilares necesarios para garantizar su continuidad en los valles lecheros de Cantabria.

Así, ha recordado que su departamento ha subvencionado 55 proyectos de inversión del sector industrial lácteo, que supone un 23,21% de todos los proyectos presentados por el sector industrial agroalimentario, y la inversión subvencionada acometida por el sector industrial lácteo asciende a 77.812.294 euros, lo que supone un 55,31% de la inversión subvencionada que ha sido acometida por el sector industrial agroalimentario.

A todo ello hay que sumar los 15.216.752 euros de subvención concedida al sector industrial lácteo, que supone un 45,04% de la subvención concedida al sector industrial agroalimentario.

Un apoyo “significativo” que, según ha explicado Blanco, “busca la sostenibilidad de las empresas y del sector productivo lechero, ya que la buena salud de un eslabón repercute necesariamente sobre el inmediatamente anterior, en nuestra malograda cadena de valor de la leche”.

Finalmente, ha apelado a la responsabilidad a todos los actores implicados en el sector primario y, en concreto, en la actividad láctea, para lograr, entre todos, “ese precio justo, y con ello hacer frente a los costes de cada uno de los eslabones”.

Compromiso de los agentes de la cadena

En representación del Gobierno de Cantabria, además del consejero, también han estado presentes en la reunión las directoras generales de Desarrollo Rural, Marisa Pascual, de Ganadería, Beatriz Fernández, y de Pesca y Alimentación, Marta López, así como la directora general de Comercio y Consumo, Eva Bartolomé, y el subdirector general de Salud Pública, Juan José Sánchez Asensio.

Además, han participado representantes de las organizaciones profesionales agrarias (ASAJA, UGAM, UPA y AIGAS); las cooperativas agrarias (AgroCantabria, Comillas-Ruiseñada y Valle Unidos del Asón); Asociación Frisona de Cantabria (AFCA); industrias lácteas con centro de transformación en Cantabria (Andia Lácteos, Andros La Serna, El Buen Pastor y Nestlé); Laboratorio Interprofesional Lácteo; el sector de la distribución (ANGED y ASEDAS), y representantes de los consumidores (Unión de Consumidores de Cantabria).

Los productores han agradecido al Gobierno de Cantabria que haya reunido a todos los eslabones de la cadena alimentaria para lograr el compromiso unánime de trabajar conjuntamente en beneficio del sector lácteo y cumplir con lo que establece la nueva normativa.

Por su parte, los representantes de las industrias y de los distribuidores han mostrado su conformidad a buscar “entre todos” una solución que garantice un precio justo por la leche que beneficie a todas las partes.