logo

14/09/2020. "La genómica es una gran herramienta para la toma de decisiones tempranas y esto tiene un impacto económico muy alto en la granja". Volver a Noticias

CONAFE, 14-09-2020

Jordi Galián, veterinario y Técnico del Servicio de Acoplamientos FEFRIC/CONAFE

Jordi Galián es veterinario y Técnico habilitado por CONAFE para el Servicio de Acoplamientos FEFRIC/CONAFE. En esta entrevista nos cuenta su experiencia trabajando para granjas como Can Barrina, pues desde la Asociación Frisona de Osona (AFO) vieron una creciente demanda por parte de sus ganaderos por saber cómo aprovechar al máximo las oportunidades que ofrece la genómica. Como respuesta, se estableció el servicio de asesoramiento para acoplamientos del que Galián se encarga como técnico habilitado.

Qué hacer con la información genómica      

"Una vez que genotipamos los animales, tenemos unos datos que en sí son estériles, pero con los que podemos tomar decisiones. Y con esta premisa en AFO pensamos en crear un servicio de asesoramiento. La idea es ayudar a tener sistematizada la gestión de estos datos, para ofrecer al ganadero un resumen y que éste pueda tomar sus decisiones. Sobre todo porque son datos cambiantes que requieren su trabajo y si añades este trabajo extra al diario del ganadero, habrá veces en que se rechazará. Nuestra labor es gestionar y asesorar en la toma de decisiones. Y la genómica, aparte de la mejora genética que supone, es una gran herramienta para la toma de decisiones tempranas y esto tiene un impacto económico muy alto en la granja."      

Un asesoramiento, puntualiza Rita Casals, Secretaria Ejecutiva de FEFRIC, que se da a todas las granjas, hagan o no genómica, aunque siempre informan de las ventajas del genotipado, de la fiabilidad de los datos de la ternera cuando nace, tan importantes tanto para decidir si se quedará como recría, como para rentabilizar los acoplamientos que se hagan en la explotación.

Una herramienta de mejora

"Hasta ahora, el uso de la genómica en los programas de mejora se ha enfocado más por la línea paterna y vemos que no se han dejado de genotipar los machos, incluyendo cada vez más caracteres. Sin embargo, desde CONAFE y FEFRIC también se hace mucho hincapié en la importancia de la utilización de la genómica y de la selección vía madre; si la mitad del potencial genético –las hembras–la tenemos ya en casa, aprovechémosla.      

Si a la inseminación artificial con el semen sexado añadimos el genotipado, tenemos la posibilidad de reproducir menos animales para obtener la reposición que necesitamos y con un resultado de mayor calidad. Y es aquí donde entra la importancia de elegir bien qué animales reproducir y qué herramientas utilizar para hacerlo. Todos conocemos grandes familias de vacas y grandes criadores de nuestro territorio que llevan años haciendo algo parecido; ahora con las valoraciones masivas, toca hacerlo a gran escala. Al principio cuesta, pero poco a poco los ganaderos cada vez están más convencidos de que la genómica es la herramienta más adecuada. 

En AFO empezamos en marzo de este año, con una charla para presentar el servicio y mostrar al ganadero las ventajas, aunque tanto FEFRIC como CONAFE llevan mucho tiempo recogiendo información y serán estos datos los que convencerán al ganadero cuando vea la mejora que le pueden aportar."

"La genómica nos ha abierto los ojos a dar valor a las vacas, no solo a los toros. A trabajar bien con el 50% del potencial genético del animal que va a nacer y que tienes en casa."

"La genómica supone un cambio en el esquema de selección y ha llegado para quedarse. Antes evaluábamos la morfología, la producción… Eran las grandes líneas de selección y hay que seguir evaluándolas, pero ahora, además, disponemos de herramientas para evaluar muchos más aspectos que permiten intensificar la selección y adecuarla a cada realidad, porque cada ganadería es diferente. Por eso, un asesoramiento personalizado ayuda a adaptarnos a las necesidades del ganadero y le facilita obtener todas las ventajas que herramientas como el genotipado y el acoplamiento bien dirigido ponen a su disposición y a la de sus vacas.      

La genómica nos ha abierto los ojos a dar valor a las vacas, no solo a los toros. Sino a trabajar bien con el 50% del potencial genético del animal que va a nacer y que tienes en casa."

Servicio de asesoramiento AFO/FEFRIC

"Los tipos de servicio parten desde un acoplamiento básico, pero se pone mucho énfasis en hacer un análisis previo. Ver qué tenemos, valorar las cosas y luego tomar decisiones. Haciendo acoplamientos tienes que tener una estrategia reproductiva. Estudiamos los potenciales genéticos y hacemos las distribuciones para evaluar las distintas generaciones, una vaca vieja respecto a las primerizas, las novillas y las terneras. Por ejemplo, una novilla, en principio, tiene una ventaja genética, pero puede haber alguna que no esté tan bien respecto a las primerizas. Yo sugiero al ganadero hacer un plan de máximos y de mínimos, propongo los animales a inseminar y luego él decide.

Para la selección de sementales y hembras siempre aconsejamos utilizar un índice combinado. Al evaluar varios caracteres, el índice combinado de mayor valor siempre aporta las mejores características; mucha leche, mucha fertilidad, buenas ubres, mucho tipo… Intento además combinar herramientas de datos estadísticos. Es un servicio que está naciendo y lo vamos ampliando según las necesidades. Hay granjas, por ejemplo, que nos piden valorar los rendimientos económicos de las decisiones tomadas, por ejemplo, qué sucede si inseminan con carne, si recrían todo y venden terneras, etc. Vamos abriendo el abanico."

"La idea principal del asesoramiento es, con todas las herramientas actuales (semen sexado, genómica, programa de acoplamientos), recriar lo necesario –porque la recría es el segundo coste de una granja– e ir a buscar su máxima calidad."

"Como decía, el planteamiento inicial del servicio es que hacer un acoplamiento, pero detrás hay una gran cantidad de decisiones previas: establecer la estrategia reproductiva, realizar el análisis de la explotación, visitar la explotación antes y después del hacer el acoplamiento para recabar la información que el ganadero te va transmitiendo... Yo hago la parte técnica, pero las decisiones siempre las toma el ganadero y es él quien tiene que saber a dónde quiere ir porque con tantos caracteres evaluados, a día de hoy no hay una única solución. Nosotros le ayudamos a encontrar el camino hacia sus objetivos. Cada ganadero vende la leche en una situación distinta, a unos les priman más la grasa, a otros el volumen, etc. y todo eso hay que valorarlo. Hoy día abarcamos bastante, pero estamos creciendo. 

El fenotipo es el resultado del genotipo más el ambiente. La parte genética cada vez es más importante ya que controlamos fuertemente el ambiente de los animales. Además de reducir de la influencia del entorno mediante el manejo. 

Otra parte muy importante es el seguimiento. Con Can Barrina, por ejemplo, esta parte del trabajo es muy fluida porque después de más de un año colaborando, ya sabemos lo que quieren. Y en la lista está reducir la recría y no forzar las novillas porque en su opinión económicamente no es rentable desaprovechar vacas viejas, que están produciendo mucho y aún tienen mucha vida productiva por delante. A veces, criar muchas novillas, que no se van a poder vender a buen precio, es un error.      

La idea principal del asesoramiento es, con todas las herramientas actuales (semen sexado, genómica, programa de acoplamientos…), recriar lo necesario –porque la recría es el segundo coste de una granja– e ir a buscar su máxima calidad.      

La gente nos dice “es que tengo que sacar vacas porque me empujan las novillas”. Cuando ganemos en vida reproductiva, podremos reducir la reposición, estoy seguro. Pero para eso el ganadero tiene que tener la idea de que debe cambiar su política de recría y eliminación, fijar una estrategia clara y potenciar el factor madre. Es decir, recriar los animales justos, porque si hay exceso de novillas, se van a aprovechar limitadamente los potenciales genéticos, ya que no los vamos a expresar en su totalidad. El mercado cambia, los modelos cambian, pero el potencial genómico está ahí; si lo tienes, lo puedes usar, pero si no lo tienes, tienes que correr a buscarlo."

"Hoy se pueden comprar muchas cosas, pero tiempo no. Tomar decisiones tempranas respecto a un animal y acertar con un alto grado de fiabilidad es una ventaja que cualquier empresario querría tener."

 "Si se hace una buena selección vía madre, en un año y medio se empiezan a ver los resultados y a tener un número suficiente de animales para sacar conclusiones de los datos. Para conseguirlo es necesario un seguimiento; tener en cuenta la fertilidad, el intervalo entre partos, la edad a primer parto, la mortalidad… Ver cómo se aplica lo que se ha programado. Además, aprendemos todos, también los técnicos, porque hay cosas muy matemáticas, pero la realidad de matemáticas, pero la realidad de cada uno es muy distinta y aunque empiezas hablando de un simple acoplamiento, hay una gestión detrás.

Lo que tenemos con la combinación de estas herramientas es un programa de mejora genética completo y en constante evolución, que hoy nos permite controlar la consanguinidad, conservando los genes positivos y eliminando o controlando los negativos. Que da información sobre la velocidad de ordeño, para poder seleccionar el flujo de leche, muy importante para algunos ganaderos. Que en breve ofrecerá datos sobre eficiencia alimentaria, información esencial si se tiene en cuenta que el 50-60% del coste de producción de leche corresponde a la alimentación.      

Hoy se pueden comprar muchas cosas, pero tiempo no. Tomar decisiones tempranas respecto a un animal y acertar con un alto grado de fiabilidad es una ventaja que cualquier empresario querría tener. Si puedes tomar esta decisión con un animal de dos meses de edad, aparte de que ahorras toda la recría, a nivel económico y de progreso se marca un antes y un después. Los genetistas indican que esto es solo el inicio y que el potencial es enorme. No se trata de querer correr más, sino de rentabilizar el tiempo y, además, como a veces la genética es caprichosa, cuando se toma una decisión, cuanta menos posibilidad de error haya, mejor."